Bob de Jonge

Resumen

Verbos de baja especificación semántica y expresiones idiomáticas en la lengua muisca

Willem Adelaar, Universidad de Leiden

El chibcha o muisca de la meseta de Boyacá y Cundinamarca figura entre las lenguas amerindias que gozaron de mayor prestigio durante la época colonial. Sin embargo, contrario a lo sucedido con otras lenguas indígenas que se encontraron en una situación similar, la lengua muisca quedó reemplazada por el español y dejó de ser hablada apenas dos siglos después de la conquista. Esta rápida asimilación tal vez se pueda explicar a través de la situación de peligro permanente, resultante de la presión de las tribus magdalénicas, que venían enfrentando los chibchas hacia mediados del siglo XVI y a la que su práctica de guerra ritualizada no traía respuesta. La alianza socio-política y militar con los españoles, por más desventajosa y desigual que fuera, podría haber puesto en marcha un proceso acelerado de asimilación. A pesar de su retroceso temprano, la lengua muisca fue el objeto de un gran número de estudios entre los que figuran tres obras gramaticales, completas o parciales, que fueron transmitidas hasta el día de hoy: Lugo, el anónimo publicado por González de Pérez, y un estudio (parcialmente) publicado por Lucena Salmoral. Estas tres fuentes de origen y tradición distintos ofrecen posibilidades inigualadas para un estudio comparado, aunque muchos detalles, fonológicos sobre todo, permanecen escondidos.

La lengua muisca pertenece a la familia lingüística chibcha, que se caracteriza por un fondo léxico común en combinación con una tipología sumamente diversificada. Dentro del marco de esta familia, la complejidad morfológica del muisca y su estructura en general parecen indicar un parentesco relativamente cercano con las lenguas de la Sierra Nevada de Santa Marta, en particular, el Ika y el Damana. En términos absolutos, sin embargo, el parentesco del muisca con dichas lenguas es más bien distante. Un elemento intrigante del muisca, que no ha sido registrado en otras lenguas chibchas, se encuentra en el léxico verbal. Los vocabularios de la lengua muisca (por ejemplo, el vocabulario que forma parte de la gramática publicada por González de Pérez, y el vocabulario publicado por Quesada Pacheco) registran una cantidad inusitada de homonimia en el léxico verbal, reflejada por largas enumeraciones de glosas españolas aparentemente no relacionadas, que cada vez forman la explicación de un solo artículo en los vocabularios. El caudal de los verbos muiscas resulta limitado, su significado siendo muy general y poco específico (hecho ya observado por Uricoechea en 1871). Conceptos verbales, que no hacen falta en la mayoría de las lenguas del mundo, se traducen en muisca por verbos de baja especificación semántica, que van acompañados de adverbios especiales o de substantivos declinados por medio de sufijos pertenecientes al sistema de casos. Tales expresiones compuestas y muchas veces idiomáticas se refieren a conceptos tan esenciales como ´entrar´, ´meter´, ´enseñar´, etc., y recuerdan expresiones de jerga encontradas en las lenguas europeas modernas, dando al muisca un sabor de modernidad inesperado. Obviamente, esta situación constituía un obstáculo insuperable para los lexicógrafos coloniales, que no encontraron una manera de organizar a los diccionarios muiscas que pusiese al descubierto la estructura semántica de la lengua. Considerando que esta situación no se halla en otras lenguas chibchas conocidas, tenemos que concluir que la sustitución de verbos regulares por verbos de baja especificación semántica incorporados en expresiones idiomáticas fue parte del proceso histórico de formación del propio muisca.

Volver al programa


These pages are hosted by the Faculty of Arts at the University of Groningen, the Netherlands.
Page created: 11 May, 2004
© 2004. Disclaimer & Copyright
Webmanager -> r.de.jonge@let.rug.nl