La abstención del PPC permite la aprobación de los presupuestos de Catalunya de 2012


La votación se saldó con 61 votos a favor, 52 en contra y las 17 abstenciones de los diputados 'populares'


La abstención del PPC permite la aprobación de los presupuestos de Catalunya de 2012
La abstención del PPC ayuda a CIU a aprobar los presupuestos de 2012. (Propias)

Finalmente los presupuestos de 2012 de la Generalitat de Catalunya han sido aprobados en la cámara catalana gracias a la abstención de los diputados del PP de Catalunya. La votación en el Parlament se ha saldado con 61 votos a favor, 52 en contra y 17 abstenciones. De esta forma los dos grupos han rechazado las enmiendas presentadas por la oposición y vale el pacto alcanzado por CiU y el PPC anunciado este martes. Las cuentas prevén unos ingresos de 24.332 millones de ingresos frente a 27.219 millones de gastos, con el fin de cumplir con el límite de déficit del 1,3% del PIB.

El resultado final clarifica la situación política catalana, con una coalición eventual que ya dura dos años entre el partido de gobierno y los 'populares, y una oposición que arremete contra la alianza y le recuerdan al jefe del Govern las desastrosas consecuencias para Catalunya del pacto CiU-PP. Desde el Ejecutivo catalán se resisten a evidenciar y reconocer la existencia de un pacto de la envergadura del llamado 'Pacte del Majestic' y los 'populares' tratan de arrancar a Mas ese compromiso más allá de los presupuestos para poner punto y final a la geometría variable. 

De hecho, la votación de esta mañana en la cámara catalana ha estado precedida de una intensa sesión de control en la que por primera vez Artur Mas podía valorar el acuerdo y la oposición echarle en cara directamente sus reticencias ideológicas y de contenido de las cuentas. 

"Nos han forzado un poco más"

En el debate presupuestario, el diputado de CiU Antoni Fernàndez Teixidó ha defendido, ante un PPC que se "pone todas las medallas", que, en el acuerdo presupuestario, el papel de los populares no ha sido condicionar al Govern sino apoyar contenidos que ya recogía el programa de CiU. "Nos han forzado un poco más, sí", es la máxima influencia que les ha reconocido el convergente.

Por su parte, el diputado del PPC José Antonio Coto ha erigido a su formación, que es la tercera de la Cámara, como la que lidera la oposición en el Parlament ante el "no a todo" de los partidos que integraban el tripartito y la "inestabilidad y debilidad" del Govern catalán.

En el turno de intervención de los partidos que han rechazado las cuentas, la portavoz económica del PSC, Rocío Martínez-Sampere, ha acusado a CiU de "abrir el país en canal" con una austeridad que no se basa en la "cirugía" sino "directamente en la amputación", y todo, ha remachado, para obtener déficits y desviaciones "similares" a los de anteriores gobiernos.

Mas niega un pacto estable: "Me quedo con la responsabilidad"

"Aquí lo que hay es un pacto por los presupuestos para 2011 y 2012", ha zanjado el president de la Generalitat, Artur Mas, ante los reproches del PSC sobre un pacto estable con el PPC tras el segundo acuerdo consecutivo en materia de presupuestos. "Ya les gustaría que lo hubiera", ha espetado el president, "pero confunden sus deseos con la realidad". Además el jefe del Ejecutivo catalán ha defendido el acuerdo y la posibilidad de pactar con los 'populares' al recordar que los socialistas pactaron con el PP la reforma constitucional en los últimos meses de legislatura de Zapatero, "sin tener en cuenta al resto": ¿Qué pasa que ustedes pueden pactar con el PP cuando quieran y nosostros no?", ha preguntado interpelado Mas al presidente del grupo parlamentario del PSC, Joaquim Nadal en sesión de control al Govern.

"La remisión de los pecados no le da bola para seguir pecando", le ha advertido Nadal. "Reconozca que estamos ante un pacto estable de tres o cuatro, de dos años por detrás y dos por delante, con el PPC", ha instado. A lo que Artur Mas ha respondido con dureza: "Ustedes están en un discurso de piñón fijo, de que nuestro socio natural es el PP..., pero hasta que no abandonen ese discurso no comenzarán a trabajar", ha lamentado.

Pero no sólo los socialistas catalanes han intentado arrancar de Artur Mas palabras que reconociesen que el PPC es ya algo más que un socio eventual con el que sacar adelante las cuentas, también la líder de los ppopulares' Alícia Sánchez-Camacho lo ha intentado, pero de todo su discurso sólo ha recogido de Mas "una palabra: responsabilidad".

"Reconozca que hay un socio parlamentario escogido". "Señor president, nombre el reconocimiento que está haciendo este partido, que es actuar con responsabilidad para sacar al país de la crisis". Pero Mas sólo ha reconocido lo que este martes señaló el portavoz del Ejecutivo catalán tras conocerse el acuerdo: "responsabilidad". "De todo lo que ha dicho yo me quedo con una palabra, la más importante: 'responsabilidad'. De todo lo demás, cada uno hará sus discursos y es legítimo que lo hagan", ha expresado.

Mas ha recordado que esta responsabilidad con que ha actuado el PPC tiene premio entre la sociedad más que castigo" y aunque "admito que el trabajo que estamos haciendo no agrada a todos, es necesario", ha indicado. Pero de socio de Gobierno nada de nada. Mas ha recordado a Sánchez-Camacho que había un acuerdo para 2011 que podía tener continuidad en 2012: "Recordará que cuando hablamos de los presupuestos en 2011, el acuerdo podía tener continuidad con un esquema para 2012", ha indicado. Sin embargo, el jefe del Ejecutivo catalán ha evitado considerar que este nuevo acuerdo pueda ir más allá en el tiempo y extenderse en el resto de la legislatura.

Durante su turno de pregunta, Sánchez-Camacho ha aprovechado para reprochar a parte de la bancada su "nerviosismo" y las críticas por la naturaleza del pacto presupuestario. Como este martes, la líder del PPC les ha reprochado que critiquen un pacto con el PPC por el hecho de ser el PPC y se ha vanagloriado de que en la parte de la bancada donde se sientan los diputados 'populares' están también los responsables del Govern.

Mas decidió retrasar la implantación de la tasa turística

El presidenta también ha respondido a las preguntas de ERC e ICV-EUiA, que le han reprochado el acuerdo y el declarado aval del Govern a la reforma laboral del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Ana Simó ha preguntado a Mas sobre el coste de prorrogar la entrada en vigos de las tasas anunciadas, como la turística o por qué el Ejecutivo catalán no se plantea implantar también una tasa bancaria "como el resto de Estados".

A este respecto, Mas ha señalado que la decisión de retrasar la entrada en vigor de la tasa turística hasta noviembre fue suya y que, aunque este año sólo se recaudará un mes ese impuesto "las tasa no son sólo para un año, sino que tienen continuidad". Además, el president ha reprochado a la diputada que su grupo no implantara la demandada tasa bancaria cuando formaba parte del Govern durante el tripartito.

La reforma laboral: no hay pérdida de competencias

Sobre la reforma laboral, el jefe del Ejecutivo catalán ha reconocido que, no genera puestos de trabajo por ella misma pero lo que no es posible no tocar nada con los niveles de paro existentes. Así, Mas ha preguntado al diputado de ICV-EUiA, Joan Herrera "¿qué les interesa, el conflicto laboral o que se reduzca el paro?, porque a veces parece que les interesa más el conflicto laboral", ha reprochado el president.

El presidente de la Generalitat, ArturMas (c), conversa con el portavoz de CiU, Oriol Pujol (i), de espaldas a la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho (d), momentos antes del comienzo del pleno del Parlament de Cataluña que hoy, miércoles, 15 de febrero de 2012, debate y vota el proyecto de ley de Presupuestos de la Generalitat para el 2012, después del acuerdo alcanzado ayer entre CiU y PPC.
El presidente de la Generalitat, ArturMas (c), conversa con el portavoz de CiU, Oriol Pujol (i), de espaldas a la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho (d), momentos antes del comienzo del pleno del Parlament de Cataluña que hoy, miércoles, 15 de febrero de 2012, debate y vota el proyecto de ley de Presupuestos de la Generalitat para el 2012, después del acuerdo alcanzado ayer entre CiU y PPC. (Propias)
El president de la Generalitat, Artur Mas, se dirige al Parlament ante la atenta mirada de la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho
El president de la Generalitat, Artur Mas, se dirige al Parlament ante la atenta mirada de la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho (Propias)